H
a
b
l
e
m
o
s
d
e
c
i
n
e

Revista de información y crítica cinematográfica

La revista Hablemos de cine esta de vuelta, publicada entre 1965 y 1985 en el Perú por un equipo de editores formado 
por Desiderio Blanco, Isaac León Frías, Juan m. Bullita Carlos Rodríguez Larraín y Federico 
de Cárdenas. Esta publicación 
es una reedición del número 77 de la revista publicada en 1983.

Hoy “Hablemos de cine” reaparece en momentos oportunos, esta revista contiene recursos históricos del cine que se necesitan en la actualidad. La atmósfera de producciones cinematográficas prolifera en el Peru, sin embargo esta aparece en la escasez de conoci-mientos históricos y críticos. Es interesante notar que el historiador del cine 
Paulo Antonio Paranagua, considera la revista como una importante fuente histórica para el cine latinoamericano. Una historia que, como afirma Paulo Antonio Paranagua, sólo tiene cuarenta años de investigación.

Esta publicación da una nueva vida a “hablemos de cine” permitiendo de actualizarla, 
y poder darle otra percepción no solo a través del contenido, sino también a través de la forma misma de la revista. Se trata de algo más que un gesto formal, con el diseño y el gris tipográfico de esta edición de Hablemos de cine, he encontrado una manera de reflejar la tonalidad de las discusiones sobre el cine que tenían los críticos que la dirigían en aquellos tiempos. Me sentí inspirada por las formas lineales y tipografías de los números originales que combino con formas mas contemporáneas. Así que para nueva versión de “Hablemos de cine” las intenciones son reflejadas de la misma manera en su contenido 
y en la presentación del objeto.

Ademas “Hablemos de cine” ha sido ahora optimizada para facilitar la búsqueda de la información, cuenta con un indice en el cual podrá ubicar la información de manera precisa, no solo en la versión papel si no también en la versión digital. Porque sabemos que “Hablemos de cine” ha sido 
una publicación representativa de una época, ahora nos muestra en que medida a través del tiempo a través de sus criticas, entrevistas, y discusiones puede seguir teniendo influencia.

Es importante proporcionar al lector información sobre el contexto de la aparición de la revista, ya que este tuvo influencia directa en su creación.
El momento de la aparición revista resulta determinante, la década de los sesenta y setenta estuvo marcada por la promoción de las producciones en el campo del cine en todo el continente Latinoamericano, este contexto será un factor decisivo en la creación de la revista. En ese momento, Latinoamérica, al igual que el resto del mundo, atraviesa un período caracterizado por la instalación de movimientos de tendencia revolucionaria y contra cultura. 
Hablemos de cine estaba animado por la mismas preocupaciones sociales y formales que poseían las revistas Cahiers de cinema y Nuestro cine, representativas cada una en su país de procedencia . Podemos citar, por ejemplo, el editorial 2 de “Hablemos de cine” en el que se expresa la idea de que "una publicación tiene su razón de ser cuando se llega a las manos del lector." o en la editorial en la edición 42, que se siente una preocupación por la forma de producir películas. En esos textos, los editores incitaban a los realizadores a tener "autenticidad" como cineastas autores para producir películas que estén en acorde con el enfoque de la realidad.
Es importante mencionar, como declara Isaac León Frías uno de los fundadores de la revista, que en esta época no había una prensa cultural muy influyentes, la crítica de cine era deficiente en el Perú y América Latina. Las principales críticas que se publicaban eran europeas, la falta de los críticos locales existentes genera una situación favorable para la aceptación de la revista y la convierte en una de las publicaciones por la influencia que ejerció en la prensa cinematográfica.
 Hoy "Hablemos de cine" reaparece en momentos oportunos, esta revista contiene recursos históricos del cine que se necesitan en la actualidad. La atmósfera de producciones cinematográficas prolifera en el Peru, sin embargo esta aparece en la escasez de conocimientos históricos y críticos. Es interesante notar que el historiador del cine Paulo Antonio Paranagua, considera la revista como una importante fuente histórica para el cine latinoamericano. Una historia que, como afirma Paulo Antonio Paranagua, sólo tiene cuarenta años de investigación, sabemos que los ejemplares de la revista se han vuelto difíciles de obtener y acceder. En la biblioteca de la Universidad Católica de Lima, es posible encontrar algunos números, pero a menudo son objeto de consulta en el lugar y bajo ciertas condiciones de acuerdo con el número.

Re-editar la revista es la oportunidad de poder dar forma a un contenido que reconstruye una parte de esta historia, historia que puede ser fuente orientada a un publico de especialistas e universitarios, contenido que puede contribuir a la formación de futuros cineastas.

Esta publicación da una nueva vida a “hablemos de cine” permitiendo de actualizarla, y poder darle otra percepción no solo a través del contenido, sino también a través de la forma misma de la revista. Se trata de algo más que un gesto formal, con el diseño y el gris tipográfico de esta edición de Hablemos de cine, he encontrado una manera de reflejar la tonalidad de las discusiones sobre el cine que tenían los críticos que la dirigían en aquellos tiempos. Me sentí inspirada por las formas lineales y tipografías de los números originales que combino con formas mas contemporáneas. Así que para nueva versión de “Hablemos de cine” las intenciones son reflejadas de la misma manera en su contenido y en la presentación del objeto.

Ademas “Hablemos de cine” ha sido ahora optimizada para facilitar la búsqueda de la información, cuenta con un indice en el cual podrá ubicar la información de manera precisa, no solo en la versión papel si no también en la versión digital. Porque sabemos que “Hablemos de cine” ha sido una publicación representativa de una época, ahora nos muestra en que medida a través del tiempo a través de sus criticas, entrevistas, y discusiones puede seguir teniendo influencia.